Rosa Benito, ingresada en el hospital
La cuñada de Rocío Jurado y colaboradora de “Sálvame”, Rosa Benito, ha tenido que ser ingresada en el hospital. Ayer no acudía al plató de televisión, aunque debía trabajar, lo que hizo que se dispararan todas las alarmas sobre su ausencia. La duda se despejaba poco después con la llamada de su hermana, quien aseguraba telefónicamente que había tenido que ser ingresada.

Rosa Benito ya ha salido del hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid), pero parece que tendrá que ausentarse unos días de “Sálvame”. Sobre lo que ha originado su ingreso en el centro hospitalario poco se ha dicho, aunque se asegura que su vida no corre peligro. ¿Pero qué es lo que le ha sucedido?

El ingreso

La noticia del ingreso de Rosa Benito sorprendía ayer tras no estar presente en “Sálvame”, programa en el que colabora y del que se tendrá que ausentar una temporada porque el médico le ha dado la baja.

La vida de la colaboradora no corre peligro, pero sí deberá cuidarse un poco más porque según indicaba su hermana ha tenido un ataque de ansiedad que ha sido más fuerte que en anteriores ocasiones, lo que ha impedido que fuera a trabajar.

La hermana de Rosa Benito indicaba que su ausencia “va un poquito para largo” al haber sido este ataque de ansiedad más grave. Además, según se ha indicado, tiene que acudir a la consulta del psiquiatra para que pueda curarse de raíz.

Rosa Benito, ingresada en el hospital
Ante la situación que atraviesa Rosa Benito, se ha comentado que Amador Mohedano, su ex marido, se ha desplazado hacia Madrid desde Chipiona, lugar en el que estaba, para ver cómo está la colaboradora.

Las causas del ataque

Las causas que han originado este ataque de ansiedad tampoco están muy claras. Según se indicó en el programa parece ser que Rosa Benito estaba viendo “Sálvame” y alguno de los contenidos generó en ella cierto malestar que fue a más por lo que tuvo que ser llevada al hospital. Sin embargo, nada se sabe de qué es en cuestión lo que ha podido ser el causante de este ataque de ansiedad. Habrá que esperar a que vuelva y ella misma lo cuente.