ERE voluntario en Intereconomía
El Grupo Intereconomía no está pasando por un buen momento y además de haber reducido el salario de sus trabajadores un 10% para poder seguir con todos ellos, tienen que empezar a tomar otras medidas porque es posible que el mes próximo no llegue el dinero para pagar sus sueldos. Según publica el diario El Confidencial, la semana pasada se reunieron los gestores del Grupo con los representantes de los trabajadores para explicarles la delicada situación que atraviesan y poder buscar un salida entre todos.

Los trabajadores no tienen Comité de Empresa, con lo que Grupo Intereconomía ha puesto en marcha un plan para salir de la crisis en total acuerdo con los trabajadores. El plan consiste en incentivar a los que se den de baja en la empresa, es decir, que empezará a llevar a cabo un ERE pero de forma voluntaria, cesando en su trabajo aquellos que acepten las condiciones y quieran hacerlo. No va a perder su trabajo nadie que no quiera hacerlo, o al menos esa es la idea principal.

En un principio, los trabajadores quisieron negociar una nueva bajada de sueldos por tramos, pero la empresa no estaba de acuerdo con ello. Así pues, los trabajadores que decidan “despedirse” tendrán una indemnización de 30 días por año trabajado, algo que tampoco le sale muy caro al Grupo, ya que la plantilla es joven y lleva relativamente poco tiempo. Los trabajadores que quieran acogerse a este plan tendrán que comunicarlo en este mes de mayo, pudiendo hacerlo cualquiera de los casi 400 trabajadores que suma la empresa entre sus dos cadenas.

La Gaceta, periódico que también pertenece a este Grupo, cuenta con una negociación aparte por lo que no entran en este plan, básicamente porque ellos sí que tienen un Comité de Empresa. Sin embargo, eso no asegura tampoco mejores condiciones, puesto que hay empleados que llevan un par de meses sin cobrar y ninguno de ellos recibió la última paga extra. Esta plantilla no aceptó la rebaja del 10% del sueldo porque dicen que lo harán cuando reciban el abono de las nóminas pendientes.